El plan de trabajo debe tener una línea de tiempo, este se concreta con la dirección y se marcan objetivos, plazos y responsabilidades. Si bien puedes dar cierto margen de error, los tiempos deben actuar como límites de los procesos.

Para finalizar hay que establecer dentro un calendario de revisión con todas las partes implicadas.